Ya no es secreto

De acuerdo a cifras de la Policía Nacional del Perú, cada día 11 niñas y adolescentes son violentadas sexualmente; de ellas, 6 son violadas en su propia casa por un familiar o conocido. Y según información del Ministerio de Salud, cada día 5 niñas de 10 a 14 años se convierten en madres. Son cifras chocantes sobre una realidad de la que nos cuesta hablar. Pero es necesario hablar de ello para empezar a enfrentarlo. De eso se trata la campaña Ya no es secreto.

“Queremos crear conciencia de que hay situaciones de riesgo en los hogares y que los padres y madres juegan un rol esencial para evitar el embarazo por violencia sexual. Pretendemos brindar información, generar canales de expresión, desarrollar una opinión crítica, y reforzar el respeto de los derechos sexuales y reproductivos de las niñas y adolescentes”, nos explica Marisol Castañeda, directora ejecutiva de Calandria, una de las instituciones que impulsa Ya no es un secreto.

Tatiana Acurio, también de Calandria, cuenta que de acuerdo a uno de los últimos estudios basados en encuestas “el 70% de adolescentes no se comunican con la madre y el 90% tampoco lo hacen con el padre. Aunque con quienes se conversa más son los amigos, existe una oportunidad para que padres y docentes inicien un diálogo sobre el tema del embarazo a temprana edad”.

Además de promover la comunicación entre hijos y padres/madres, la campaña también busca llamar la atención sobre los recursos públicos – económicos y profesionales- que se destinan a prevenir el embarazo adolescente. El presupuesto público 2017 cuenta con S/16 millones para la prevención del embarazo adolescente, cifra que es 6% menos que lo destinado el año pasado. Luego de la presentación de la campaña la última semana de enero, Lucy del Carpio, de la Dirección de Salud Sexual y Reproductiva del Ministerio de Salud, dijo al diario Correo que “existe un déficit de psicólogos y psiquiatras en el interior del país para canalizar y tratar la tensión de las adolescentes víctimas de violencia sexual”.

Necesitamos hablar en público de esta terrible violencia a la que está expuesta la niñez y la adolescencia. Debemos abogar por mayor presupuesto público para atender este problema. Debemos exigir a los medios de comunicación un tratamiento responsable de la información al respecto. Todo ello, así como medidas de protección y efectiva sanción, ayudarán a que las adolescentes se libren de la violencia sexual, reciban asistencia profesional y no vean runcado su proyecto de vida por un embarazo no deseado, producto de la agresión sexual.

Página en Facebook de Ya no es secreto.