Ya aprobamos ley de Igualdad salarial y laboral

El miércoles 15 de noviembre el pleno del Congreso de la República aprobó la ley que busca garantizar la igualdad salarial y en el empleo entre hombres y mujeres. El texto aprobado recoge varios de los aportes consensuados durante mi gestión en la presidencia de la Comisión de la Mujer. La Ley busca garantizar la igualdad  en todas las etapas de la relación laboral (capacitación, ejecución del servicio y pago de remuneraciones) y frente a casos de cese por condición de embarazo o lactancia.

¿Qué se logra con esta ley?

  • Para asegurar la igualdad de remuneraciones se establecerán cuadros de categorías y funciones, debiendo el empleador fijar las remuneraciones correspondientes a cada categoría sin criterios discriminatorios. También se plantea la obligación de que los empleadores informen a sus trabajadores de las políticas salariales aplicables.

  • Se establece que los empleadores públicos y privados deben de garantizar un trato digno, y un clima laboral basado en el respeto y no discriminación, así como la compatibilidad entre la vida personal, familiar y laboral. Se dispone expresamente la prevención y sanción del hostigamiento sexual (a partir de lo establecido en la Ley N° 27942, Ley de Prevención y Sanción del Hostigamiento Sexual).

  • Se establece que los empleadores públicos y privados deben asegurar que se garantice la igualdad entre hombres y mujeres desde  sus planes de formación profesional y de desarrollo de capacidades laborales,

  • Se busca limitar malas prácticas de despido o cese en casos de trabajadoras embarazadas o en período de lactancia. Se prohíbe que los empleadores despidan o no renueven contratos de trabajo en situaciones de embarazo o período de lactancia de acuerdo con el Convenio 183 de la OIT sobre protección de la maternidad. En este sentido, se amplía el ámbito de protección frente al cese, prohibiendo los ceses de trabajadoras embarazadas o en período de lactancia contratadas temporalmente (bajo cualquier modalidad pública o privada), a quienes no se les podrá cesar aduciendo la no renovación del contrato. Hasta ahora, estos ceses eran especialmente graves debido a que las trabajadoras embarazadas a quienes no se les renovaban sus contratos perdían tanto el puesto de trabajo como la cobertura del Seguro Social de Salud (atención médica y subsidios).

Estaremos atentos a la reglamentación e implementación por parte del Poder Ejecutivo de estas disposiciones, y que no se limite o desnaturalice el sentido de la ley aprobada.

Desigualdad en el trabajo

El acceso a un empleo fuera del hogar, representa en el caso de las mujeres una tasa de actividad laboral de 62%, mientras que en el caso de los hombres es del 81%. Ello evidencia que existe una división sexual del trabajo, en la que las mujeres asumen casi en exclusiva el trabajo no remunerado del hogar y del cuidado de niños y adultos mayores. Ello no solo implica menos ingresos, sino menor acceso a bienes públicos y derechos sociales, lo que a la larga reproduce la desigualdad, con el menor acceso a pensiones en la vejez.

Hay una diferencia desfavorable para las mujeres en cuanto a ingresos laborales: mientras ellas reciben en promedio 1,053 soles mensuales, los hombres reciben 1,475 soles (29% menos para ellas). La diferencia salarial en el sector público es del 16%. Las brechas se expresan también en el acceso a cargos directivos en el Estado, donde 7 de cada 10 directivos son hombres. Es por ello necesario generar políticas, incentivos y herramientas para que las mujeres accedan a puestos de trabajo en condiciones de igualdad.

Convenios internacionales que sustentan la necesidad de políticas de igualdad en el empleo

  • Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer;

  • Convenio N° 100 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre la igualdad de la remuneración;

  • Convenio N° 111 de la OIT relativo a la igualdad de trato en materia de empleo y ocupación;

  • Convenio N° 156 de la OIT sobre trabajadores y trabajadoras con responsabilidades familiares.

 

Imagen: cnnmoney