Sobre el financiamiento del NO a la revocatoria

Hoy el diario El Comercio ha presentado información sobre la declaración de Valdemir Garreta, aspirante a colaborador eficaz en el caso Lava Jato, en referencia a que por sus servicios en la campaña contra la revocatoria de Susana Villaran, él habría recibido financiamiento de la constructora brasilera Odebrecht. Al respecto, Susana Villarán ha respondido en sus redes sociales a los cuestionamientos.

Creo que la ex alcaldesa debe acudir a todo llamado de la justicia o de las comisiones parlamentarias. Susana Villarán tiene el deber de responderle al pueblo que apostó por su gestión y a todas las personas que votamos contra su revocatoria, promovida por las mafias del transporte y por los aliados del ahora alcalde Castañeda.

Sabemos que si la hubieran podido meter a la cárcel tan solo por su estilo de gobierno o por haber sido apoyada por la izquierda, ya lo habrían hecho. Que quede claro que nosotros lo que pedimos es cero tolerancia a la impunidad y la corrupción, mientras que lo que otros buscan es venganza política, revancha. Eso nada tiene que ver con la lucha anticorrupción.

Si algún funcionario o funcionaria de la gestión se corrompió, queremos que se le juzgue y se le condene. No solo tendrá la condena de la justicia, tendrá también la condena de las fuerzas políticas que apoyamos limpiamente a la gestión municipal. Más importante aún, tendrá la condena del pueblo, que los pondrá en la misma línea que “A.G” y “aumentar 500”.

Finalmente, no podemos resignarnos a la idea de que todos en política son corruptos, porque no es cierto. Debemos sí trabajar muy duro para que en nuestras organizaciones la transparencia y la obligación de rendir cuentas sean práctica permanente, sobre todo para quienes recibimos un mandato de representación.