San Marcos: autoritarismo y precariedad laboral

Las actuales autoridades de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (Rectorado y autoridades administrativas), están dejando un pésimo precedente respecto de lo que debiera ser una gestión moderna, democrática y participativa, que deben caracterizar a una institución universitaria. No solamente han sido objeto de reclamos y protestas de los estudiantes organizados mediante la Federación Universitaria de San Marcos (FUSM) por los cobros indebidos de afectaban a los estudiantes, sino que la gestión actual viene afectando derechos laborales fundamentales e incluso la seguridad y salud de sus trabajadores.

A inicios del presente año personal contratado mediante contratos administrativos de servicios (CAS) debieron ejercer su derecho a la huelga y protesta debido a que luego de trabajar durante más de 4 o 5 años para la universidad, estaban siendo cesados intempestivamente y reemplazados por personal bajo la modalidad de servicios de terceros, sin ningún tipo de derecho laboral ni protección social. Ello aunado a que la Universidad no cumplía con obligaciones derivadas de la negociación colectiva y el laudo arbitral, o incluso no implementaba las medidas de seguridad y salud ocupacional obligatorias para todo empleador. La indignación de los trabajadores llegó a un límite cuando sin contar con la atención urgente y necesaria, un trabajador CAS de seguridad falleció en las instalaciones de la propia Universidad.

Esta situación condujo a trabajadores y estudiantes a realizar medidas de protesta, producto de las cuales se constituyeron mesas de dialogo que tenían como objetivo dar solución a las problemáticas de estudiantes y trabajadores (Resolución Rectoral N°02243-R-17). En la mesa desarrollada con los trabajadores se acordaron 4 puntos:

  1. La prórroga de los contratos de los trabajadores CAS por 6 meses, salvo para aquellos casos que no corresponda de manera objetiva y comprobada.
  2. La renovación de los contratos CAS de 14 trabajadores cesados (entre ellos representantes sindicales).
  3. La regulación de un procedimiento objetivo que sustente los casos de no renovación de contratos CAS vinculados con la comisión de faltas justificadas.
  4. El mantenimiento del beneficio de vales de alimentos para los trabajadores CAS.

Sin embargo, a la fecha, estos acuerdos no se han implementado. Y peor aún, en el caso del acuerdo sobre renovación de contratos CAS de los 14 trabajadores cesados, este ha sido incumplido por la propia Administración de la Universidad, al señalar que se proceda a la reincorporación mediante contratos de “servicios de terceros”. Es decir, en total precariedad laboral, sin ningún tipo de derecho laboral, ni seguridad social.

De esta manera las autoridades de la UNMSM no solamente incumplen sus acuerdos, sino que además incurren en una flagrante ilegalidad como es contratar personal cuyas labores son permanentes y subordinadas mediante “servicios de terceros” (contratos de locación de servicios). Ante ello, los representantes de los trabajadores están realizando medidas de protesta como una huelga de hambre y encadenamiento en el ingreso de la Universidad.

Asimismo, están a la espera de la respuesta a la denuncia interpuesta ante SERVIR (Autoridad del Servicio Civil), por las irregularidades cometidas en la UNMSM, respuesta que según nos informan será emitida en breve. Desde mi despacho he acompañado a los trabajadores sanmarquinos en las gestiones ante las autoridades de la UNMSM y SERVIR, y con actividades de capacitación respecto de sus derechos laborales.