El triunfo de las vecinas y vecinos del Parque Manhattan de Comas

Por más de un año los medios y la ciudadanía han seguido de cerca un extraño caso de inversión privada en la ciudad: la intención de la empresa Supermercados Peruanos de construir un centro comercial sobre un parque, mediante un acuerdo que le concedería al privado derechos de superficie por 40 años. Esto ocurría en el Parque Manhattan de Comas, en la urbanización San Felipe, y contaba con el respaldo de la Municipalidad Distrital, que con un Acuerdo de Concejo que declaró de interés la iniciativa privada el 02 de setiembre de 2016. Allí donde los comeños veían un parque que habían sacado adelante por décadas mientras progresaba su urbanización, su propio Municipio y la empresa Supermercados Peruanos veían 7.667 jugosos metros cuadrados.

En febrero de 2018, hace unas pocas semanas, tras una ardua batalla en todos los frentes, la Municipalidad ha desistido en su respaldo al proyecto. Dado que entramos en el período electoral, donde el alcalde de Comas y uno de sus regidores (hoy alcalde encargado) competirán en la provincia y el distrito, no está de más presentar una lectura del proceso de defensa del Parque Manhattan, protagonizado por sus comprometidos vecinos y vecinas.

La defensa del Parque Manhattan

El 10 de octubre de 2016 visité el Parque Manhattan en la Urbanización San Felipe en Comas, donde los vecinos y vecinas organizados para la co-administración del parque exigían que se respete el espacio cívico, deportivo, de recreación y las áreas verdes. En ese momento, su pedido era que su Municipalidad les informara sobre la iniciativa privada y el proyecto de centro comercial.

En noviembre, la Junta Directiva del Comité de Promoción del Parque Manhattan (Resolución de Gerencia de Participación Vecinal N° 274-2016-GPV/MC) fue anulada por el Municipio, iniciándose un conflicto social entre los vecinos de San Felipe y su autoridad local. Pese a este hecho, la comunidad siguió firme y reforzó su programa de actividades en su espacio público durante todo el trimestre final de 2017 y el primer semestre de 2017.

En junio de 2017, el regidor comeño David Quispe nos hizo llegar el informe de control simultáneo ejercido por el Órgano de Control Institucional de la Municipalidad de Comas. El informe de Contraloría advertía que el terreno del Parque Manhattan no estaba saneado, y la Municipalidad Distrital de Comas no podía otorgarlo en uso o declarar de interés o necesidad social un inmueble que no es de su propiedad. También se señalaba que el precio por metro cuadrado por el derecho de superficie del proyecto se encuentra por debajo de los valores arancelarios establecido por el Ministerio de Vivienda.  Por nuestra parte, durante el Foro “Servicios Públicos de Comas” (2 de junio de 2017), nos comprometimos a solicitar que las comisiones de Fiscalización y Descentralización del Congreso de la República citen al Alcalde de Comas, Miguel Saldaña para explicar las irregularidades identificadas en el proceso de declaración de interés de la Iniciativa Privada Parque Manhattan.

Respecto a la propiedad del inmueble, señalamos en su momento que ni los impulsores del proyecto ni la Municipalidad de Comas estaba tomando en cuenta la naturaleza jurídica del bien que se quería otorgar en uso por 40 años. El parque no es solo un “inmueble de propiedad de la Municipalidad” o no, sino que es un bien de dominio y uso público. La zonificación de este predio es “ZRP- Zona de recreación pública” y para llevarse a cabo el proyecto, la Municipalidad Metropolitana de Lima tendría que aprobar un cambio de zonificación.

Pero ello no debe ocurrir. Ningún espacio público debería reducirse o mutilarse, en vista del déficit de áreas públicas de la ciudad, menos aún para dedicarlo a un proyecto con fines privados, que restringen el uso público. Por otro lado, la discusión sobre el precio del metro cuadrado parte del principio equivocado de que los valores del espacio público (un parque) pueden medirse en soles y metros cuadrados. El parque tiene una finalidad pública y no debería estar sujeto a una medición de interés privado. Más aún teniendo en cuenta que la manzana contigua al Parque cuenta con zonificación comercial y bien podría allí desarrollarse la iniciativa privada, como proponen los vecinos. La discusión de fondo no pasa por la titularidad o el valor comercial que se quiera dar al Parque, sino de la vocación pública y los servicios ambientales y culturales que brinda un parque a toda una comunidad.

La comunidad empleo todos los recursos disponibles para impedir que prospere la intención de construir el centro comercial. Ante el 2do Juzgado Civil de la Corte Superior de Lima Norte los vecinos de Comas interpusieron una demanda que solicitaba anular el Acuerdo de Concejo N° 055-2016/MC que declaró de interés la iniciativa privada.

Finalmente, en febrero de 2018, el Concejo Municipal de Comas aprobó por unanimidad dejar sin efecto dicho Acuerdo. Las razones de este desenlace están explicadas en un comunicado publicado en el fan page de Salvemos el Parque Manhattan, plataforma que desde el primer momento difundió todas las incidencias del caso. Nosotros lo dijimos en su momento y lo reiteramos: el resultado es un triunfo de los vecinos organizados de la Urbanización San Felipe. La derrota es del alcalde y del grupo de regidores que promovieron esta iniciativa pese al rechazo de sus vecinos y las observaciones de Contraloría.