#NiUnaMenos: Supervisión a la atención policial de denuncias por violencia

La Ley 30364, Ley para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres y los integrantes del grupo familiar, propone una nueva orientación en la respuesta del Estado frente a los casos de violencia contra las mujeres e integrantes del grupo familiar. Esta ley, vigente desde noviembre de 2015, cambia los roles que corresponden a las diferentes instituciones públicas y ajusta deficiencias identificadas durante los años de implementación de la legislación previa, la Ley 26260. Entre estos cambios se encuentran aquellos que regulan la respuesta policial frente a los casos de violencia.

Se trata de cambios positivos, pero que avanzan lentamente pues aún no son comprendidos por los/las servidores/as públicos/as que deben implementarlos. Por ello es importante la labor de fiscalización que ejercen las/los congresistas de la República. Durante las semanas de representación del período anual de sesiones 2016-2017 nuestro despacho realizó visitas inopinadas a doce (12) establecimientos policiales en Lima Metropolitana para supervisar los avances la implementación de la Ley 30364.

Las primeras visitas se enfocaron principalmente en la sección “Familia” de los establecimientos policiales, contando con una plantilla de supervisión preparada expresamente en seguimiento de los mandatos de la Ley 30364. Con la experiencia de lo encontrado en las primeras visitas, se ajustó esta plantilla y se amplió el área de supervisión para que además de las secciones de “Familia”, incluya a las secciones de “Delitos” donde se tramitan las denuncias por violencia sexual.

Este informe presenta los hallazgos de las visitas realizadas hasta marzo de 2017. El objetivo es que la información y recomendaciones aquí presentadas sirvan al Ministerio del Interior y a la Policía Nacional del Perú para adoptar los cambios estructurales necesarios para mejorar la respuesta frente a los casos de violencia contra las mujeres e integrantes del grupo familiar en todo el país.

Sin protección para las víctimas, no hay desarrollo sostenible. #NiUNaMenos