Cómo lograr que los delitos sexuales no prescriban

Establecer que un delito contra la libertad sexual debe ser imprescriptible requiere únicamente una reforma puntual del Código Penal, en particular del artículo 80. La Comisión de Justicia del Congreso así lo definió, cuando aprobó con voto unánime el dictamen de dicha reforma en la sesión del 20/03/18, durante la presidencia del congresista Heresi, hoy ministro de Justicia y Derechos Humanos.

Lamentablemente, esa reforma quedó en suspenso cuando de manera improvisada y a último minuto se incluyó en el dictamen un proyecto de ley sobre castración química, que no se había revisado en las comisiones correspondientes.

A solo unas semanas de que el Congreso aprobara en primera votación la imprescriptibilidad de delitos sexuales con una reforma penal, el Ejecutivo ahora señala que  se requiere una reforma constitucional (que es de mayor nivel y requiere mayor votación). Bajo ese supuesto, ha presentado un proyecto de ley (PL 02949/2017-PE) que propone modificar el artículo 139 de la Constitución que propone modificar la Constitución para que la prescripción sea un derecho, excepto los delitos contra niñas, niños y adolescentes menores de 14 años, los delitos contra la humanidad y los crímenes de guerra.

Si bien este proyecto también prevé la modificación del artículo 80 del Código Penal, nos llama la atención que el criterio con el que se diseñó la necesaria reforma desde el Congreso no sea considerado por el Ejecutivo, haciendo más largo el proceso de sancionar la imprescriptibilidad y demorando una reforma que podría aprobarse ya mismo.